Infomed

Corioangioma Gigante de la placenta con buenos resultados perinatales

Autor(es): 
 
 

Edey Delgado Rodríguez (Estudiantes de 2do año de la Carrera de Medicina, Alumno ayudante de Cirugía)

Laura Polo Hernández (Estudiantes de 2do año de la Carrera de Medicina, Alumno ayudante de Cirugía Pediátrica)

Rolando Fleites Peña (Estudiantes de 2do año de la Carrera de Medicina, Alumno ayudante de Medicina General Integral)

Celia Aurora Candales Rodríguez (Estudiantes de 1er año de la Carrera de Medicina)

MSc. Dr. Sandi Jiménez Puñales (Especialista de primer grado en Medicina General Integral, Ginecología y Obstetricia. Auxiliar).

Institución: Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara “Dr. Serafín Ruiz de Zarate Ruiz.”

E-mail: candales@capiro.vcl.sld.cu

 

 
Motivo de Ingreso: 

Motivo de consulta: dolor en bajo vientre y pérdidas de flemas sanguinolentas.

Datos Generales del Paciente: 

Paciente  de 21 años de edad, de raza blanca.

Antecedentes Patológicos Personales: 

Historia obstétrica de embarazos 2,  abortos 1, sin partos anteriores.

Antecedentes Patológicos Familiares: 

-

Hábitos Tóxicos: 

No refiere.

 
 

Descripción del caso:

Se trata de  una paciente  de 21 años de edad, de raza blanca, con antecedentes de salud,  historia obstétrica de embarazos 2,  abortos 1, sin partos anteriores, que es recibida en el cuerpo de guardia con dolor en bajo vientre y pérdidas de flemas sanguinolentas.

La paciente es valorada en cuerpo de guardia, donde se le realiza un examen físico completo.

En el examen obstétrico se evidencia un útero grávido, con altura uterina de 38 centímetros, feto en cefálica, dorso derecho y  frecuencia cardiaca fetal de 145 latidos por minuto.

Durante el tacto vaginal se constata un cuello fino, suave, dilatado 4 centímetros, con membranas amnióticas sanas.    

Durante en la revisión del historia clínica de la atención prenatal se observa valoración por genética provincial por presentar una imagen hacia el fondo del útero y en contacto con la placenta una imagen redondeada hipoecogénica que medía 6,5 x 4,8 centímetros, y además en registro dopller muestra flujo mixto, interpretándose  esta como un cotiledón placentario aberrante figura 1.

Se decide ingresar la paciente en sala de preparto con diagnóstico de  embarazo con 39,6 semanas y trabajo de parto, es recibida en la unidad de labor donde evoluciona con bienestar materno y fetal durante 7 horas, luego es valorada por  el equipo médico de la guardia, y se decide indicar cesárea por presentarse una desproporción cefalopélvica. Se realiza el proceder se obtiene recién nacido vivo sexo femenino Apgar 8/9 peso 3600  gramos, y durante la revisión de la placenta se observa una tumoración redondeada hacia un borde placentario con presencia de vasos sanguíneos en su superficie figura 2.  

Se  envía la placenta al departamento de anatomía patológica y se recibe el siguiente informe anatomopatológico.

Descripción macroscópica: Torta placentaria que mide 18 x 20 x 3 centímetros  y pesa 650 gramos con cordón umbilical de 24 centímetros de longitud ubicado a 5 centímetros del borde de la placenta. Cara materna formada por cotiledones de aspecto normal presentando hacia un extremo masa de tejido adherida que mide 9 x 7 x 5 centímetros de color pardo claro superficie lisa con gruesa red vascular evidente en su superficie que al corte muestra aspecto carnoso. Membrana amniótica que rodea la torta placentaria. 

Descripción microscópica: Tumor vascular formado por múltiples vasos de aspecto capilar separados por estroma moderadamente celular  observándose hacia la periferia del mismo presencia de calcificaciones así como hiperplasia de células trofoblástica. El aspecto histológico es consistente con corioangioma placentario, Figura 3 y 4.

 

 
Laboratorio: 

-

Imaginología: 

-

Patología: 

-

Otros: 
 
 

Discusión:

El corioangioma es un tumor placentario que está constituido básicamente por elementos vasculares derivados del mesénquima coriónico, este es solitario, de tamaño variable, desde algunos milímetros hasta varios centímetros de diámetro, esféricos, multilobulados, que crece bajo la superficie fetal de la placenta pero puede aparecer en la cara materna. Está rodeado de una cápsula o pseudocápsula, y también se localiza en las membranas, unido a la placenta por un pedículo vascular, o sobre el cordón umbilical. Los corioangiomas mayores a 4 centímetros tienen una frecuencia mucho menor, la incidencia de tumores mayores que 5 cm oscila entre 0,2-4/10 000 nacimientos.

 Este tipo de masas suelen presentar serias complicaciones perinatales y maternas dado que actúan como una fístula arteriovenosa llevando a hidrops fetal, polihidramnios, restricción del crecimiento intrauterino, parto pretérmino, trombocitopenia, anemia fetal, falla cardiaca e incluso muerte in útero hasta en el 40% de los casos, También pueden producirse complicaciones posparto, como hemorragia o retención placentaria.

La fisiopatología se basa en que una posible alteración vascular a nivel de las vellosidades capilares incrementa los shunts arteriovenosos placentarios, con aumento en la precarga fetal que puede llevar a un fallo congestivo y a hidropesía por mecanismos de compensación hemodinámica del feto para mantener la perfusión fetal y el intercambio gaseoso en la placenta. En los vasos anómalos del tumor puede producirse hemólisis que dé lugar a anemia fetal, trombocitopenia e incluso la restricción de crecimiento intrauterino y además hemorragias feto-maternas que producen incrementos en los niveles de alfafetoproteína sérica materna. Para la explicación de la causa de polihidramnios hay muchas teorías; algunas hablan de un incremento del trasudado y un acúmulo de líquido de forma retrógrada por compresión de la vena umbilical producida por el propio tumor . A lo largo de la gestación pueden darse cambios degenerativos espontáneos, como necrosis o calcificaciones, pudiendo causar una regresión de los síntomas producidos por el mismo . La vascularización del tumor es el principal factor que determina los resultados perinatales.

El diagnóstico de esta entidad se efectúa preferentemente en la segunda mitad de la gestación, mediante ecografía, observándose un complejo nodular de ecogenicidad similar a tejido corial periférico, localizado en la cara fetal de la placenta o en su interior, protruyendo hacia la cavidad corioamniótica cerca de la inserción umbilical. El Doppler color pone de manifiesto la presencia de vascularización en su interior o en la periferia, hallazgo no siempre presente que facilita su diagnóstico diferencial con otras masas sólidas placentarias (mola hidatiforme incompleta, teratoma placentario, quiste citotrofoblástico, hematoma placentario, trombosis o depósitos hialinos).

Como tratamiento, se ha propuesto la observación y el posterior tratamiento de las complicaciones (amniodrenaje, tratamiento tocolítico, cordocentesis) o el tratamiento activo (trombosis del vaso nutricio por técnicas fetoscópicas o bajo guía ecográfica de varias maneras: alcoholización, mediante coagulación térmica con láser (YAG) del pedículo u obliteración de la luz vascular, con sutura endoscópica o con microespirales). A lo largo del tiempo se han intentado diferentes aproximaciones terapéuticas; sin embargo, dada la poca frecuencia de esta patología, la evidencia se basa solamente en reportes anecdóticos y ninguna terapia ha demostrado ser más eficiente que las demás. En caso de objetivar un deterioro hemodinámico fetal, se recomienda la intervención activa, dado que el manejo expectante suele comportar un desenlace casi siempre fatal.

Conclusiones:

El corioangioma placentario es una entidad rara, la cual se asocia a complicaciones maternas y fetales, en el cual el pronóstico  empeora cuando la lesión mide más de 5 centímetros de  diámetro. El ultrasonido es el medio  que más favorece el diagnóstico, sobretodo el Doppler a color que es importante para identificar el componente vascular de esta tumoración. La detección precoz y oportuna de esta afección permite la vigilancia  fetal y la prevención  de las complicaciones.

 
Imágenes: 
 
 

Figura 1. Muestra foto de imagen ultrasonográfica, donde  se observa una tumoración placentaria hipoecogénica de 6,5 x 4,8 centímetros, que muestra flujo mixto en el dopller.

Figura 2. Placenta y tumor placentario de aproximadamente 9 centímetros de diámetro, donde se observan red vascular en la superficie del mismo.

Figura 3.  Se muestra  hacia la periferia del tumor hiperplasia de células trofoblástica y  presencia de calcificaciones.  

Figura 4.   Se muestran  múltiples vasos sanguíneos de aspecto capilar separados por estroma moderadamente celular.

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.