Infomed

Diciembre 8 de 1892. Investidura de la primera mujer cubana con el título de Doctor en Farmacia

Autor: Lic. José Antonio López Espinosa
Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas

El jueves 8 de diciembre de 1892 tuvo lugar en el Aula Magna de la Real Universidad de La Habana un acontecimiento de gran significación, pues ese día se le confirió allí el título de Doctor en Farmacia por primera vez a una mujer cubana. El hecho cobró aún mayor trascendencia cuando el doctor José Práxedes Alacán Berriel (1866-?), tutor de la agraciada, la señorita María de Jesús Pimentel Peraza, anunció que la perseverante y estudiosa joven había logrado un honor poco frecuente entre las de su sexo, por cuanto era la primera mujer graduada de Doctor en Farmacia no sólo en Cuba, sino en todos los dominios españoles.
Para dar fe del prestigio de quien hiciera pública una afirmación de tanta importancia, procede argumentar que en febrero de 1894 fue elegido el doctor Alacán académico numerario de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana; que desde 1907 hasta 1913 fue el Vicesecretario de la corporación y que entre 1921 y 1923 su Tesorero.
Teniendo en cuenta la significación de este hecho histórico y las pocas posibilidades de acceder a los documentos que lo acreditan, se decidió reproducir tanto el discurso de presentación del doctor Alacán, como el discurso de gracias de la graduada, a fin de que su contenido esté disponible por este conducto para los interesados en el tema.

Discurso de presentación:
Excmo. e Iltmo. Sr. Rector:
Ilustre Claustro:
Señores:

Para la historia de la Farmacia en Cuba, en cuanto a la serie no interrumpida de sus legítimos representantes, en cuanto a los que, con brillantez los unos y modestamente los otros, han venido y vienen divulgando sus importantes enseñanzas, que tanto sirven a la Medicina, para la realización de los humanitarios fines que noblemente persigue, el día de hoy resulta memorable, de aquellos que el destino colora de rosa en los registros del tiempo; porque hoy por vez sin precedente aspira la hermosa y la buena compañera que la providencia, en su bondad infinita, otorgó al hombre, a cubrir su encantadora e inteligente cabeza con la morada borla de los Doctores en Farmacia.
Y por cierto, Excmo. Sr. y Sres. que la mujer que este día de recordación gratísima honra a su sexo, proveyéndole de la mayor de las distinciones académicas en el campo de los estudios farmacéuticos no puede ser, para ese levantado objeto, ni más meritoria ni más digna. Porque mi apadrinada, la Srta. Da María de Jesús Pimentel y Peraza no vino a estas aulas a suplicar honores en la ciencia a título de mujer, por ser la mujer quien es, dueña y señora del que es señor y dueño de las cosas de la tierra.
Lejos, muy lejos de ella pretensión tan abusiva. Lejos, muy lejos de ella el propósito de tan disculpada injusticia. Llegó aquí para luchar, sin concesiones, al igual que sus compañeros, con decisión, con entusiasmo, por la conquista de la verdad científica; y así luchando sin vacilaciones, sin tibiezas, sin desmayos, triunfó con toda legitimidad en su noble empeño. Si saber quereis los sobresalientes que esmaltan su brillante carrera universitaria, os bastará contar sus actos académicos.
Ciña pues -porque el derecho lo exige, no porque la galantería lo recomiende- las sienes de mi inteligente apadrinada, como recompensa en justicia a sus relevantes méritos, el birrete morado, símbolo del supremo magisterio en la ciencia gemela de la Medicina, con la que libra a diario recias batallas con la muerte por la vida del hombre.
Hacedlo así -yo os lo suplico- Excmo. Sr. en virtud de las superiores facultades que os han sido delegadas. Y bienvenida sea al Claustro ilustre de la Universidad de La Habana la benemérita adolescente, distinguida tres veces, por su virtud, por su belleza y por su talento, a quien con el mayor de los honores apadrino, la primera mujer que se titulará Doctora en Farmacia en todos los dominios españoles.
He terminado.

Discurso de gracias

Excmo. e Iltmo. Sr. Rector:
Ilustre Claustro:
Señores:

Desde aquel día de grandes esperanzas en que llegué a las puertas de este santuario donde vosotros, apóstoles de la enseñanza, explicais inspirados los misterios de la ciencia; desde aquel día en que niña aún, pero ya instintivamente idólatra del progreso, vine a pediros un puesto en estas aulas, laboratorio de la idea; desde aquel día en que comencé a vivir con vuestras señorías la vida de la ciencia, la vida de la fraternidad que se respira en estos claustros, templos levantados a la ilustración; desde aquel día, en fin, de santas aspiraciones, hasta el de hoy de ardientes alegrías en que me habeis honrado con la suprema de las distinciones académicas, alzándome hasta vosotros, los maestros, y abriéndome un sitio entre los propagadores de la verdad científica, hora por hora y momento por momento he recogido de este ilustre instituto beneficios que no debo olvidar y que nunca olvidaré; beneficios que me constituyen en deudora de tal reconocimiento, que me acompañará hasta el sepulcro, hasta donde alentará también en mí el delicioso recuerdo de esta Universidad querida, teatro de mis afanes y madre cariñosa que se goza en recompensar con largueza los desvelos de sus hijos.
Y si a vosotros, mis maestros venerados, os debo inmensa e imperecedera gratitud, débola también al joven catedrático que se ha dignado presentarme ante este Claustro benemérito, a recoger el lauro por el que he venido aspirando.
Gratitud para todos guardará mi corazón, que no conoce el olvido de los beneficios; y al daros testimonio público de esta mi gratitud en cumplimiento de la ley universitaria, y al decir mi adiós de despedida a estas aulas que siempre recordaré cariñosamente, debo prometeros y os prometo que llevaré impresos en mi alma los saludables consejos que de vuestros labios con avidez he recogido y que procuraré hacerme digna del alto honor con que me habeis distinguido.
He dicho.

BIBLIOGRAFÍA

Alacán Berriel JP. Discurso de Presentación. Rep Med Farm Habana 1893;4:1-2.
Grado de Doctor. Rep Med Farm Habana 1892;3:424.
Índice biográfico de los miembros de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana. La Habana: Compañía Editora de Libros y Folletos; 1942. p. 6.
Pimentel MJ. Discurso de gracias. Rep Med Farm Habana 1893;4:2-3.
----. Tesis de Doctorado. Rep Med Farm Habana 1893;4:3-15.