Infomed

Dr. Simón J. Vicente de Hevia Rodríguez (1788-1849)

Lic. José Antonio López Espinosa
Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas

Nació en La Habana el 27 de octubre de 1788. Hijo de Francisco de Hevia, Primer Piloto de la Real Armada y natural de la villa de Graña, en Galicia, y de Bárbara Josefa Rodríguez, de La Habana. Empezó a estudiar Filosofía en 1803 en el Colegio Seminario de San Carlos, donde tuvo como profesores a José Agustín Caballero, José R. de los Santos, Remigio Cernada y José Bernardo O'Gavan. Obtuvo el grado de Bachiller en Artes ante un Tribunal integrado por fray José M. Espinosa, Dámaso Inestrosa y Francisco Ignacio de Soria. Continuó la carrera de Medicina con los catedráticos Francisco I. de Soria en Prima; Marcos Sánchez Rubio, José María Leyba y Nicolás Vicente del Valle en Vísperas; José Antonio Bernal en Anatomía y Marcos Sánchez Rubio en Methodus Medendi. Se graduó de Bachiller en Medicina el 1ro. de junio de 1809 con los examinadores Tomás Romay, José Pérez Bohorques, José Liberato García, fray Manuel Casaverde, Francisco I. de Soria, Nicolás V. del Valle y José A. Bernal.
Según Cowley realizó sus prácticas con el doctor Andrés Terriles y el licenciado Alonso F. Romero. Sin embargo, en su expediente consta solamente el certificado expedido por el doctor José A. Bernal, donde quedó registrado que de 1805 a 1810 practicó con él la Cirugía y desde 1809 hasta 1811 la Medicina. Alcanzó la categoría de cirujano latino el 19 de diciembre de 1810 y su título aparece firmado por los doctores Nicolás V. del Valle y Roque J. Oyarvide. Fue convalidado como tal por el Protomedicato el 20 de febrero de 1811. Con ese motivo presentó una certificación de Tomás Romay quien, como sinodal en su examen de Bachillerato, acreditó su capacidad médica, su buena educación y su honorable conducta.
En 1813 fue designado médico del Regimiento de Infantería de las Milicias Disciplinadas de la plaza de La Habana. Al declararse vacante la cátedra de Methodus Medendi en 1813, aspiró a ella y la obtuvo con una tesis derivada de los aforismos de Hipócrates, cuyo título se traduce así: «Desde el punto de vista médico no hay definición completa y exacta de lo que es y significa la fiebre». Aunque esa tesis trataba más de una cuestión de patología que de terapéutica, no se puede juzgar como una elección impropia, pues los opositores debían abordar los temas, según los puntos que le tocasen en suerte. En estas oposiciones actuó como Juez el doctor Tomás Romay y como miembros del Tribunal el Pro Decano José de J. Méndez y los también doctores Marcos Sánchez Rubio, Pedro Andreu, Antonio Viera y Nicolás V. del Valle. Tomó posesión de la cátedra el 14 de abril de 1813 y bajo su regencia la asignatura experimentó notables progresos. A título de catedrático, obtuvo el grado de Licenciado en Medicina el 16 de octubre de 1813 y, al día siguiente, el de Doctor. Este último lo recibió de manos del Pro Decano José de J. Méndez. Sus argumentales fueron los doctores Francisco I. de Soria y Marcos Sánchez Rubio.
En sesión del claustro celebrada el 9 de febrero de 1822, fecha enmarcada en el  breve período constitucional que disfrutó la isla, propuso que ese cuerpo docente se reuniera una vez por semana hasta tanto se reorganizara la Universidad "con la perfección de que era susceptible". Su moción, que fue aceptada, significó un ataque a los privilegios eclesiásticos y de la corona en la regencia de la institución. Sin embargo, el intento de promoverla quedó frustrado con la abrogación de la Constitución y el restablecimiento de la monarquía absoluta.
Su impugnación al doctor José A. Bernal sobre las propiedades de la píldora de Ugarte, dio lugar a una controversia importante en la historia médica. Produjo un documento revelador de una ética profesional y científica acorde con los progresos alcanzados en su época y, tras exponer y razonar críticamente las principales teorías en boga, se pronunció en contra del dogmatismo de los sistemas y se declaró empirista y ecléctico.
Acerca del doctor Hevia refirió Cowley que, además de buen médico, era de un carácter afable y jovial. Aunque son escasos los escritos que dejó representativos de sus conocimientos y dedicación a la Medicina, se debe considerar que junto a él se formaron médicos de tanta valía y reputación como los doctores Agustín Encinoso de Abreu y Fernando González del Valle.
Hasta 1833 fue Secretario de la Junta de Sanidad. También fue Fiscal y tercer Protomédico, Médico Honorario de la Real Familia y Tercer Vocal de la Junta Superior Gubernativa de Medicina y Cirugía.
El 1ro. de agosto de 1814 se había casado con María Josefa López Rubio, de la que enviudó. El 15 de mayo de 1819 contrajo segundas nupcias, esa vez con María Asunción, la hermana de su primera esposa. Falleció en La Habana el 10 de noviembre de 1849. Un año antes, el 30 de marzo de 1848, había testado ante Pedro Vidal Rodríguez.

BIBLIOGRAFÍA

Archivo Central de la Universidad de La Habana. Expediente 6,624/810.
Archivo Central de la Universidad de La Habana. Libro Primero de Doctores, folio 142v.
Archivo de la Parroquia del Santo Ángel. Libro 6 de bautismos, folio 201, número 2.
Calcagno, F. Diccionario Biográfico Cubano. New York: Imprenta y librería de Ponce de León; 1878. p. 348.
Cowley RA. Breves noticias sobre la enseñanza de la Medicina en la Real y Pontificia Universidad del Máximo Doctor S. Jerónimo. Habana: Imprenta y librería de A. Pego; 1876. p. 226-227, 295-315.
Rosaín D. Necrópolis de la Habana. Historia de los cementerios de esta ciudad. Habana: Imprenta "El Trabajo"; 1875. p. 305-312.
Simón Vicente de Hevia. La Clase Médica 1878;2(5):5-7.
Torriente Brau Z de la, López Sánchez J. Bibliografía Científica Cubana (1790-1848). La Habana: Editorial Academia; 1979. p. 88, 123, 126.
Trelles CM. Biblioteca Científica Cubana. Matanzas: Imprenta de Juan F. Oliver, 1919. p. 79, 171.