Infomed

Marzo 1 de 1873. Salida del primer número de la revista El Genio Científico

Autor: Lic. José Antonio López Espinosa
Centro Nacional de Información de ciencias Médicas

Los años que siguieron al Grito de Yara para dar inicio en 1868 a la guerra de los diez años, trajeron consigo un temporal silencio de las ciencias y, por ende, de los órganos de su divulgación en Cuba, con la sola excepción de los Anales de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, publicación surgida en 1964 como órgano de la corporación de su nombre, que con el tiempo se convirtió en la más connotada de todas las revistas científicas producidas en el territorio nacional. Casi dos años y medio antes del Pacto del Zanjón, volvió a dar la prensa médica señales de vida cuando el 1 de marzo de 1873 se puso en circulación una nueva revista, fundada y dirigida por Marcos de Jesús Melero Rodríguez (1830-1900), quien fue bibliotecario de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana y fungió como director de sus Anales durante algún tiempo. Esta revista, que salió con el título de El Genio Científico, se consagró a las ciencias físico químicas y naturales y a sus aplicaciones a las demás ciencias (entre ellas las ciencias médicas), a las artes y a la industria.
El contenido de El Genio Científico, que salía a la arena periodística el primer día de cada mes, se concentraba en los artículos de doctrina referentes a las ciencias cosmológicas, las reseñas de periódicos, libros y trabajos científicos, estudios del movimiento científico universal, informes de las sesiones públicas de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, biografías de hombres útiles a la ciencia, así como bibliografías y variedades científicas.
Las 1360 páginas que acumuló esta revista entre marzo de 1873 y septiembre de 1875, distribuidas con 400 en el primer volumen, 480 en el segundo y otras 480 en el tercero y último, atesoran relevantes contribuciones sobre diversas ramas de las ciencias, con inclusión de la Medicina, de inestimable valor por su originalidad y por la autoridad de quienes las escribieron. Entre sus principales colaboradores se contaron Carlos J. Finlay Barrés (1833-1915), Manuel Vargas Machuca y González del Valle (1834-1886), Joaquín García Lebredo y LLadó (1833-1899), Juan Santos Fernández y Hernández (1847-1922) y Felipe Poey Aloy (1799-1891), por sólo citar algunos. Entre los artículos aparecidos en esa revista que merecen ser mencionados aparecen “Estudio hidrotimétrico de las aguas de las inmediaciones de la villa de Guantánamo”, de Francisco Angulo Suero; “Iritis rebelde”, de Santos Fernández; “Las caries dentarias: sus causas, desarrollo y enfermedades con que puede confundirse”, de José M. Escudero y “Leptodrix en la orina humana”, de Felipe F. Rodríguez.

 

BIBLIOGRAFÍA 

Fernández JS. Bosquejo histórico del periodismo médico e la isla de Cuba. Rev Med Cir Habana 1905;10(17):396-411.
----. La prensa médica en la isla de Cuba. Cron Med Quir Habana 1900;26(8):253-258.
Morales López JF. Historia de la prensa médica y de la sanidad. Rev Med Cir Habana 1925;30(1):1-10.
Sánchez Roig M. Bibliografía de la prensa médica cubana. Habana: La Propagandista; 1939. p. 13, 23.