Gastroenterología

Aunque la terminología empleada no es la más aceptada, el tratamiento del carcinoma de los c onductos biliares, siempre es quirúrgico; unas veces, las menos, tratará de ser curativo y otras las más será paliativo.

Para explicar mejor el tratamiento, debemos señalar, que estos tumores, por su localización pueden ser: proximales, medios y distales. De acuerdo a esa localización será distinta la técnica empleada, casi todos tienen un crecimiento lento.

El principal síntoma es el íctero obstructivo y con mayor frecuencia, no se acompaña ni de dolor ni de colangitis.
Los medios de diagnósticos principales son el ultrasonido, la tomología axial, la C.P.R.E y la colangiografía percutánea transhepática.
Si el tumor está localizado en la porción distal o en la papila, la operación de elección es la pancreatoduodenectomía, si no esposible se intenta una derivación, en ocasiones se puede poner una prótesis. Si se localiza proximalmente o en la bifurcación del hepático (Klastkin). Su reserción es más fifícil y casi todos son irresecables, indicándose distintos tipos de derivaciones paliativas. La radioterapia y la quimioterapia arrojan hasta ahora, pobres resultados; siendo la cirugía la que brinda algunas posibilidades de curación o paliación.
 

 

Dr.Gilberto Pardo Gómez

Para dar respuesta a su pregunta es necesario recordar que la Ameba como protozooario, cuando se analiza si ciclo vital presenta dos forma de vida: La quistita (Cuadrinucleada) y la forma adulta que es el trofozoito, ambas formas habitan en el colon y el trofozoito puede causar daño de la mucosa, que clínicamente se expresa como una colitis amebiana.
En nuestro medio la ameba, al igual que otros protozoos son una importante causa de parasitismo intestinal, pero habitualmente es uno de los protozoos que responde facilmente a la acciòn del metronidazol. Este es un medicamento que es capaz de eliminar la ameba tanto luminal como la invasiva, es decir la que esta adherida a la mucosa colónica, pero no tiene efecto sobre los quistes. Además cuando solo se informa la presencia de quiste de amebas en heces fecales y no presencia de trofozoitos solo se recomienda tomar medidas higienico-dietèticas, y ser valorado sistemáticamente con el fin de ver si se mantiene su presencia o no para determinar otra conducta.
Por lo tanto, ante todo paciente con diagnóstico de amebiasis rebelde al tratamiento con metronidazol, independientemente de tomar las medidas higiénicas, es bueno realizar un buen examen fisico, pues conocemos que la amebas es un protozoo que se asocia con otros tipos de patologias colónicas de tipo orgánicas, por ejemplo colitis ulcerativa idiopática, diverticulosis, neoplasias de colon, etc . Estas son entidades donde el tratamiento con metronidazol no resuelve la amebiasis.
Por lo que surgiero, que frente a un caso con tratamiento para la amebiasis rebelde al metronidazol es importante descartar la presencia de patologías colónicas orgánicas.

Dr. Felipe Piñol Jiménez

Estimado amigo Dr. José M. González, Jefe de Grupo Gatroenterología, Matanzas: Con respecto a las técnicas no invasivas en el diagnóstico de la giardiasis lo primero que debe aclararse es prácticamente ninguna de ellas merecería el calificativo de novedosa. En estse caso nos referimos a métodos diagnósticos que son ciencia constituida y que han superado la prueba del tiempo y la práctica clínica. Sucede que en ningún país del mundo se emplean hace ya bastante tiempo las técnicas de intubación duodenal para el diagnóstico de este parasitismo --hablemos de ellas en modo genérico, sin entrar a discutir ahora las peculiaridades de cada proceder--, entre otras razones por lo molestas que resultan para el paciente, usted mismo se refirió a otros procedimientos como no invasivos, y coincido con usted en que indudablemenmte cualquier técnica de intubación duodenal lo es. Le sugiero una revisión del Test de Ritchie, o de formol/éter, en casos determinados puede sustituirse el éter por gasolina lo que hace que su difusión otros servicios del país se facilite y sea más amplia, si no para publicar resultados de una investigación, al menos de interés práctico y clínico. Esto en el caso de dificultades para adquirir el éter. Estadísticamente no existen diferencias en su sensibilidad y especificidad con respecto al drenaje biliar u otra técnica de intubación duodenal. El Drenaje biliar o la intubación duodenal debieran quedar relegados a un empleo en caso muy específicos en que no se haya podido llegar al diagnóstico de la Giardiasis por otras vías, ni esté justificado realizar un diagnóstico terapéutico, lo que académicamente siempre debe evitarse. Hay otros procedimientos y tests serológicos para el diagnóstico de la giardiasis, por métodos inmunoenzimáticos, etc. pero el Test de Ritchie tiene la ventaja de ser parasitológico y en heces fecales. Pudiera consultarse con la Dra. Roxana Ávalos que estuvo varios meses en nuestra Institución, gracias a la solidaridad y visión larga de ustedes en la provincia, quien puede contribuir a esclarecer el problema. En fecha reciente se envió una comunicación, muy explicativa, a todos los Jefes de Grupo Provinciales sobre el particular y sobre el valor, en general, del valor de las exploraciones que suelen realizarse en un Departamento de Tubaje. Puedo hacerle llegar, a través de la Doctora, una copia o hacerlo por e-mail. Le ruego que se comunique conmigo. Gracias y disculpe si me he extendido demasiado, pero el tema lo amerita.

2005-01-03

Miguel Gonzalez-Carbajal Pascual