Infomed

Alergología

Versión para impresión Enviar a un amigo

Hay una alergia que segun dicen no tienen vacunas aunque es del polen de las flores, aca se llama kafunsho y dicen el que la padece la vez primera ya a cada año le da, yo llevo 5 años y es primera vez, también me mude a un lugar de mucho verde

Si, todo parece indicar que usted padece de la fiebre del heno. Durante la primavera, el verano y el otoño el polen flota en el aire. Mediante la respiración, el polen penetra en las fosas nasales, provocando que las personas alérgicas fabriquen unos productos químicos denominados histaminas. Éstas causan estornudos, rinorrea, ojos enrojecidos y acuosos, picor, congestión o fiebre del heno. Esta última enfermedad, también denominada como rinitis alérgica estacional o polinosis, es una rinoconjuntivitis debida a la alergia al polen.
Entre los síntomas más frecuentes se encuentran los estornudos, sobre todo por las mañanas; prurito (picor) naso-ocular; goteo postnasal -que puede desencadenar tos seca- y obstrucción nasal, que si es severa puede producir cefaleas. Asimismo, también se pueden presentar cuadros de lagrimeo y fotofobia.
La fiebre del heno, en sus inicios se consideró muy extraña. Actualmente, es el trastorno inmunológico más frecuente en el ser humano ya que alrededor de un 20 por ciento de la población presenta tests cutáneos positivos a los pólenes, cerca de un 10 por ciento tiene además síntomas clínicos y alrededor de un 5 por ciento recibe tratamiento.
La polución puede contribuir al incremento de esta enfermedad ya que produce una inflamación de la mucosa nasal y facilita la absorción de los antígenos polínicos. Esto podría explicar por qué en el medio urbano la frecuencia de polinosis es el doble que en el medio rural a pesar de que en éste la exposición polínica es mucho mayor.
Generalmente, basta con informar al médico de cabecera sobre los síntomas que padece para que con un examen médico de la nariz, los oídos, la garganta y los pulmones le diagnostique la enfermedad.
Asimismo, el tratamiento se basa en pastillas antihistamínicas, líquidos pulverizables para la nariz o gotas para los ojos. Sin embargo, si los síntomas no se pueden mantener bajo control con estas medidas, quizá sea necesario acudir a un especialista en alergias.

                                                                                                                                                   Dra. Ada Julia Machado Curbelo
 

Distribuir contenido